2.- De la determinación de las penas

     Artículo 14.- Escala general.

    La pena que se imponga a la persona jurídica se determinará en relación a la prevista para el delito correspondiente señalado en el artículo 1°, de conformidad a la siguiente escala:

     Escala General de Penas para Personas Jurídicas

     1.- Penas de crímenes.

     a) Disolución de la persona jurídica o cancelación de la personalidad jurídica.

     b) Prohibición de celebrar actos y contratos con organismos del Estado en su grado máximo a perpetuo.

     c) Pérdida de beneficios fiscales en su grado máximo o prohibición absoluta de recepción de los mismos de tres años y un día a cinco años.

     d) Multa a beneficio fiscal, en su grado máximo.

     En estos casos siempre se aplicarán como accesorias las penas mencionadas en el artículo 13.

     2.- Penas de simples delitos.

     a) Prohibición temporal de celebrar actos y contratos con organismos del Estado en su grado mínimo a medio.

     b) Pérdida de beneficios fiscales en su grado mínimo a medio o prohibición absoluta de recepción de los mismos de dos a tres años.

     c) Multa en su grado mínimo a medio.

     En estos casos siempre se aplicarán como accesorias las penas mencionadas en el artículo 13.

     Artículo 15.- Determinación legal de la pena aplicable al delito. A los delitos sancionados en los artículos 250 y 251 bis del Código Penal, y en el artículo 8° de la ley No 18.314, se les aplicarán las penas previstas en esta ley para los simples delitos, de conformidad a lo dispuesto en el artículo anterior.

     Al delito contemplado en el artículo 27 de la ley No 19.913 le serán aplicables las penas de crímenes, según lo dispuesto en el artículo precedente.

     Artículo 16.- Circunstancias modificatorias de responsabilidad. En caso de concurrir una circunstancia atenuante y ninguna agravante, tratándose de simples delitos se aplicarán sólo dos de las penas contempladas en el artículo 14, debiendo imponerse una de ellas en su grado mínimo. Tratándose de crímenes, el tribunal aplicará sólo dos de las penas contempladas en dicho artículo en su mínimum, si procediere.

     En caso de concurrir la circunstancia agravante contemplada en esta ley y ninguna atenuante, tratándose de simples delitos el tribunal aplicará todas las penas en su grado máximo. Tratándose de crímenes deberá aplicar las penas en su máximum, si procediere, o la disolución o cancelación.

     Si concurren dos o más circunstancias atenuantes y ninguna agravante, tratándose de simples delitos el tribunal deberá aplicar sólo una pena, pudiendo recorrerla en toda su extensión. Tratándose de crímenes deberá aplicar dos penas de las contempladas para los simples delitos.

     Si concurren varias atenuantes y la agravante prevista en esta ley, ésta se compensará racionalmente con alguna de las atenuantes, debiendo ajustarse las penas conforme a los incisos anteriores.

     Artículo 17.- Reglas de determinación judicial de la pena. Para regular la cuantía y naturaleza de las penas a imponer, el tribunal deberá atender, dejando constancia pormenorizada de sus razonamientos en su fallo, a los siguientes criterios:

     1) Los montos de dinero involucrados en la comisión del delito.

     2) El tamaño y la naturaleza de la persona jurídica.

     3) La capacidad económica de la persona jurídica.

     4) El grado de sujeción y cumplimiento de la normativa legal y reglamentaria y de las reglas técnicas de obligatoria observancia en el ejercicio de su giro o actividad habitual.

     5) La extensión del mal causado por el delito.

     6) La gravedad de las consecuencias sociales y económicas o, en su caso, los daños serios que pudiere causar a la comunidad la imposición de la pena, cuando se trate de empresas del Estado o de empresas que presten un servicio de utilidad pública.