Artículo 8º.- El que por cualquier medio, directa o indirectamente, solicite, recaude o provea fondos con la finalidad de que se utilicen en la comisión de cualquiera de los delitos terroristas señalados en el artículo 2º, será castigado con la pena de presidio menor en sus grados mínimo a medio, a menos que en virtud de la provisión de fondos le quepa responsabilidad  en un delito determinado, caso en el cual se le sancionará por este último título, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 294 bis del Código Penal.



Nota:
En nuestra realidad actual conductas tales como cobros de "peajes" a camiones, o similares, en zonas de conflicto en que intervengan agrupaciones que ejerzan la violencia y cuya persecución penal se esté realizando actualmente por aplicación de la ley antiterrorista, podrían encuadrar en esta clase de figuras, lo que debe llevar a  las empresas a adoptar minuciosos modelos de prevención de esta clase de delitos.